Seguimos formando y creando posibilidades

Desde Fasolà, agradecemos todos los mensajes que hemos recibido durante las últimas siete semanas preguntando cómo estamos. Afortunadamente, estamos bien. Como muchas de vosotras, hemos experimentado el confinamiento como un proceso de autorreflexión personal y profesional. Sabiendo que muchas habéis estado experimentando este proceso de forma similar, podéis entender la razón por la cual, desde el principio, decidimos guardar silencio como nuestra forma de sostener el espacio que cada persona requiere durante estos momentos. 

Evidentemente, hemos tenido que hacer varios ajustes a nuestros procesos internos para continuar sirviendo a nuestra comunidad de la mejor forma posible bajo las presentes circunstancias. Igualmente, esta ha sido nuestra gran oportunidad de poner en práctica la resiliencia y el optimismo que nos definen. La actitud es todo. 

El confinamiento también ha significado acelerar la puesta en marcha de iniciativas que veníamos construyendo desde hace meses como si, de alguna forma, supiéramos sobre la nueva realidad emergente alrededor del mundo. Tan pronto tengamos más detalles sobre estas, las compartiremos con mucho gusto. Mientras tanto, seguiremos trabajando junto a nuestros clientes—organizaciones, personas y proyectos que siempre nos inspiran a seguir aportando lo mejor de nosotras de forma innovadora, equitativa y transversal. Nuevamente, gracias por vuestro continuo apoyo, aliento y confianza en nuestro trabajo. Hasta pronto.